sábado, 29 de septiembre de 2012


FRANCISCO JAVIER EUGENIO DE SANTA CRUZ Y ESPEJO


Francisco Javier Eugenio de Santa Cruz y Espejo nació 21 de febrero de 1747, en Quito, Ecuador y murió el 27 de diciembre de 1795, después de estar encarcelado en Quito. Fue un prominente investigador científico, médico, escritor, abogado, periodista, pensador, quiteño ideólogo político y considerado en Ecuador prócer de la independencia.
BIOGRAFIA:
Según la leyenda romántica, fue hijo de un indígena quechua, Luis Chuzig (lechuza), procedente de Cajamarca de una familia de picapedreros, quien se instaló en Quito la capital del Ecuador como asistente del sacerdote y médico José del Rosario. Su madre, Catalina Aldás, era una mulata nacida en Quito. Al contrario de lo que se piensa Luis Chuzig, no solo fue un simple picapedrero o asistente de José del Rosario, fue además y por sus propios medios un indio culto, que aprendió a leer gracias a la ayuda de Don Luis Benítez de la Torre, Cura y Vicario de Cajamarca, quien a escondidas, instruyó a Luis "Chuzig", ya que en esa época era prohibido, que los indios sepan leer, y este en agradecimiento utilizó el apellido "Benítez", mismo apellido con el que contrajo matrimonio con Catalina Aldás. El origen de apellido "Santa Cruz y Espejo" no está aun esclarecido, pero se cree, que fue impuesto por algún español, ya que en esa época, todos los indios evangelizados, se les asignó nombres y apellidos cristianos.1 Francisco Javier Eugenio de Santa Cruz y Espejo, aprendió sus primeras letras en casa de sus padres y luego, supuestamente, en una escuela católica para niños pobres. Sin embargo, existe controversia sobre el origen del sabio quiteño, pues existen documentos que comprueban que el nombre familiar de Espejo, lo llevaba ya el padre de Eugenio, quiteño, e incluso su abuelo, español. Es más, la inscripción de nacimiento de Eugenio de Santa Cruz y Espejo, está dada como tal, y ubicada en el libro de blancos, hecho imposible de consumar para un indígena, por influyente que fuera, ya que el sistema de castas de la Colonia lo prohibía explícitamente. Pero también, podría existir evidencia que María Catalina Aldás Larraincar o Larrinzar, no era mulata, sino de origen español hecho del que se valieron sus padres para poder inscribirlo en uno de los más prestigiosos colegios de Quito "El Colegio de San Luis" para el efecto, María Catalina Aldás, presentó su partida de nacimiento.1 Por otro lado, una vez inscrito desde muy temprana edad en colegios exclusivos de la aristocracia quiteña, llego a ser electo representante de sus compañeros en varias ocasiones. De esta época data su probable y único retrato conocido, en compañía de su clase.
Según algunos historiadores que defienden la historia romántica de Espejo, a él le fue muy difícil abrirse paso dentro la clasista sociedad colonial, pero consiguió doctorarse en medicina en 1767 y poco después también en jurisprudencia y derecho canónico. Dentro la sociedad quiteña se convirtió en el eje de la vida cultural y propagador de ideas progresistas, con un considerable apoyo por parte de la aristocracia criolla. En 1779 publica su primera gran obra, El Nuevo Luciano de Quito una crítica terrible a todos los problemas y deficiencias de la vida cultural en la Real Audiencia de Quito. Fue acusado de ser el autor de un texto que aplaudía el levantamiento de Túpac Amaru y Tupac Catari. Su activismo cultural acabó enfrentándolo a las autoridades, que lo procesaron en la capital del virreinato, Bogotá, pero este hecho contribuyó a aumentar aún más su prestigio; ya que salió libre de todo cargo.
Hijo de un indio cajamarquino, que había llegado a Quito como paje de un fraile y de una mula­ta cuya madre había sido esclava de otro reli­gioso. Ni siquiera poseía apellidos propios. Los de sus padres, que él recibió, eran apelli­dos adoptados. El indio se hacía llamar Luis de la Cruz Espejo. La mulata, Catalina Aldas y Larraincar. Alguien que quiso denigrarlo, un cura del poblado de Zámbiza, le echó en el rostro la humildad de tal origen, y dejó así es­te chisme para la posteridad: "es constante que su padre, Luis Chuzhig por apellido y mu­dado en el de Espejo, fue indio oriundo y na­tivo de dicha Cajamarca, que vino sirviendo de paje de cámara al Padre Fray José del Ro­sario, descalzo de pie y pierna, abrigado con un cotón de bayeta azul y un calzón de la misma tela".
El antiguo peón de Cajamarca puso todo empeño y apti­tud en convertirse en cirujano de aquel centro de salud. De lo que hay que hablar con admiración es más bien de la manera con que educó y formó a su hijo Eugenio Francisco Xavier. Batallando con circunstan­cias desalentadoras, aflictivas, estimuló tem­pranamente las facultades intelectuales de és­te. Alimentó su vocación médica, originada sin duda en el ambiente del hospital, en don­de el pobre vástago indio pasó los años de la niñez y la adolescencia. Y cuya culminación no fue solamente la de un título de doctor en medicina, sino la de la forja de una sólida per­sonalidad de investigador. Ella está explícita en el mejor de sus libros: "Reflexiones acerca de las viruelas".
Aquel hijo de indio y de mulata, desti­tuido hasta de apellidos propios, debió sopor­tar la adversidad de un medio que discrimi­naba tercamente los grupos sociales siguien­do los prejuicios de la sangre y el dinero. A veces usaba nom­bres supuestos para firmar sus libros. No podemos suponer cómo fue el aspecto verda­dero de tal hombre. Su fisonomía y su figura. Aun a pesar del breve autorretrato que él es­cribió. Los óleos y bronces que ahora preten­den mostrarnos su imagen son una pura in­vención del artista.
Eugenio Francisco Xavier Espejo no pudo menos que sufrir el conflicto psicológico que eso produ­cía. Se lo advierte en sus actitudes y confesio­nes. Intentaba hacer valer el abolengo espa­ñol de los allidos Aldas y Larraincar de su madre, sin querer recordar que ésos fueron apellidos adoptados. O pasados ya diez años de la aparición de "El Nuevo Lucia­no de Quito", el Presidente de la Audiencia José de Villalengua y Marfil todavía lo juzga­ba acremente, diciendo que contenía "sátiras a sujetos muy conocidos y de clase muy dife­rente a la de Espejo". ¡Siempre la torpe acusa­ción a la humildad de su origen! Y en 1810, quince años después de su muerte, las autoridades españolas seguían recordándolo con amargo resentimiento. A un hombre de aquella condición social, determinada por la pobreza de su origen, que además se atrevía a opinar con desenfado crítico sobre el estado de las colonias, tenían las autoridades que hacerle víctima hasta de un desdén póstumo. Y así su defunción fue registrada en el libro de indios y negros que mantenían aquellos feroces guardianes de castas y de clases.
El doctor Espejo también soportó cárceles. Fue tratado como un "facineroso". Se trató de confinarlo en las selvas con pretexto de una expedición científica. Se lo enjuició hacién­dole responsable hasta de hechos y papeles que nunca se comprobó que le eran realmen­te imputables. El aclaró su posición sin cobar­día. Reconoció la paternidad de libros de que se enorgullecía. Tuvo que ir a defender­se ante el propio Virrey, en Bogotá, en donde estableció amistad con dos jóvenes colombianos que habrían de honrar a toda Hispanoamérica como Anto­nio Nariño, el primer traductor en lengua cas­tellana de la Declaración de los Derechos del Hombre, y el científico Francisco Antonio Zea.

Política y actividades literarias

Fue nombrado primer director de la biblioteca pública, compuesta por más de 40.000 volúmenes procedentes de los fondos de la Compañía de Jesús, recientemente expulsados. También publicó importantes trabajos de medicina, como las Reflexiones acerca de las viruelas (1785),2 el cual se convertiría en el primer texto científico que refería la existencia de microorganismos(inclusive antes que Louis Pasteur) y que definiría como política de salud conceptos básicos en la actualidad como la asepsia y antisepsia de lugares y personas. Más adelante colaboró en la creación de la Sociedad Patriótica de Amigos del País de Quito de la que fue designado secretario3 , a semblanza de las otras que comenzaban a surgir en España y en las colonias y, sobre todo, editó el primer diario de la ciudad: Primicias de la Cultura de Quito (1792). Por su actividad de denuncia continua fue nuevamente encarcelado, después de 11 meses lo dejaron libre para morir tranquilo en su casa el 27 de diciembre de 1795 a causa de disentería.
                                  

sábado, 9 de junio de 2012

UNIDAD EDUCATIVA "EUGENIO ESPEJO"

DOCENTES:



PERFIL DE ENTRADA
1.Cumple con los requisitos establecidos por el MEC y la Dirección de Educación Municipal.
2.Responde a las necesidades específicas de la institución.
SER:
  • Ser humano con potencialidades y limitaciones
  • Maestro con vocación y mística.
  • Alto grado de desarrollo de la Inteligencia    Emocional
  • Liderazgo Transformacional
CONOCER:
  • Dominio del conocimiento científico, de acuerdo con su especialización.
  • Profesional eficiente, eficaz y efectivo.
HACER:
  • Líder en el aula, capaz de trabajar en equipo, con visión de servicio y sentido de pertenencia.
VIVIR JUNTOS:
  • Convivir en armonía en un marco de respeto y solidaridad entre compañeros, propendiendo a mejorar las relaciones humanas

ESTUDIANTE:


PERFIL
· Fomenta identidad institucional y compromiso de trabajo en la Comunidad Educativa.
· Incorpora bachilleres en las especialidades Físico Matemático, Químico Biólogo y Ciencias Sociales.
· Respeta la Equidad de Género.
· Propicia aprendizajes significativos en las áreas académicas, artísticas y deportivas.
· Contribuye con la formación de estudiantes preparados científica, tecnológica, humana y deportivamente para ingresar a las universidades del país.
· Genera jóvenes autónomos en la toma de decisiones.
· Promueve cambios que mejoren la calidad educativa a través de la ejecución de proyectos educativos.
· Desarrolla seres plenamente identificados con la realidad social.
· Brinda oportunidades de crecimiento personal y profesional para el personal docente, administrativo y de servicio.


COMITÉ CENTRAL DE PADRES DE FAMILIA DE LA UNIDAD 
EDUCATIVA
“EUGENIO ESPEJO”
2011 - 2012




Funciones
El Comité Central de Padres de Familia desde su inicio ha constituido un pilar fundamental de 
apoyo a la gestión institucional de las autoridades, personal docente, administrativo, servicio 
médico odontológico para la formación integral  y de calidad de los estudiantes de la  Unidad 
Educativa Municipal Experimental “Eugenio Espejo”.
El Comité Central con la colaboración constante, permanente, desinteresada y esforzada
de padres de familia de varias generaciones de estudiantes, adquirió el espacio físico  de lo que 
ahora constituye la finca “Los Chiparos”, construyó en estos quince años varias instalaciones del 
área turística, proyectos productivos y galpones para la crianza de animales, es función primordial 
del Comité Central fortalecer todos los proyectos que se emprendan en la finca, custodiar y 
preservar este PATRIMONIO INSTITUCIONAL para el enriquecimiento educativo, deleite recreativo 
y plus personal de tod@s nuestros estudiantes.

Voto Electrónico en la Unidad Educativa Eugenio Espejo

 

El martes 22 de noviembre del presente año se llevó a cabo el proceso de elección de los representantes del consejo estudiantil en la Unidad Educativa Eugenio Espejo, donde se implementó por primera vez el sistema de voto electrónico con apoyo de la Red Educativa Metropolitana de Quito – REMQ. 
Este sistema se encuentra  implementado en dos centros educativos municipales que son los siguientes: Colegio Liceo Fernández Madrid y Unidad Educativa Eugenio Espejo. Cabe mencionar que el sistema de Voto Electrónico es personalizable, además cuenta con dos tipos de reportes importantes que apoyan en el transcurso de este proceso, que son los siguientes:
 
1) Reporte en tiempo real: Permite mostrar cuántos estudiantes han sufragado y cuantos faltan por sufragar mientras se efectúa el proceso electoral. Este reporte no muestra los resultados del sufragio durante el transcurso de este proceso.
 
2) Reporte final: una vez finalizado el proceso electoral, se obtienen los resultados en segundos, desplegando las listas con sus respectivos votos. De esta manera se puede proclamar en ese instante a la lista ganadora.
 

SERVICIOS:

Departamento  de Odontología y Medicina



La atención médica – odontológica esta a cargo de, dos profesionales médicos, dos odontólogas, una enfermera y tres auxiliares de enfermería y odontología, divididos en el nivel primario y secundario.
Las actividades que se realizan en el Centro (Lunes a Viernes) como en Pusuquí (Lunes, Miércoles y Viernes) son las de: Atención de emergencia, atención de morbilidad, medicina preventiva, tanto en medicina como en odontología. Los padres de familia pueden acudir a recibir la atención de los estudiantes sin necesidad de turno previo. Como información para los padres de familia se comunica que la medicina preventiva a los estudiantes se realiza a lo largo de todo el año lectivo, previo calendario establecido.

La institución cuenta con el área de fisioterapia y rehabilitación el mismo que labora de Lunes a Viernes, previa sita en el servicio.
El departamento médico – odontológico, está gustoso de atender a ustedes en lo relacionado al mejoramiento y mantenimiento de la salud de nuestros estudiantes, cualquier inquietud dirigirse a la institución.




Correo electrónicoImprimirPDF

"EL DUENDE DE QUITO"